Mexicanas en el Arte: la arquitectura cívica de Frida Escobedo

La arquitectura, es también una manifestación artística que durante años, ha comunicado una infinidad de ideas.

Su importancia probablemente resida en la genialidad que existe en sus procesos, para crear espacios y escenarios donde antes no existían y sobre todo generar experiencias a partir de los nuevos lugares creados.

La mexicana Frida Escobedo es una figura reciente en la arquitectura mexicana y su trabajo sin duda es digno de reconocimiento. Nacida en la Ciudad de México en 1979, la arquitecta comenzó su formación cursando la licenciatura de arquitectura y urbanismo en la Universidad Iberoamericana, con algunas dudas sobre la profesión que quería ejercer, terminó enamorándose en la primera semana de clases. Cursó en la Graduate School of Design en Harvard una maestría en Arte, Diseño y Dominio Público.

En 2006 comenzó su primer proyecto que consistió en un despacho de arquitectura en conjunto con el arquitecto Alejandro Alarcón, siempre ha propiciado el trabajo colaborativo y sobre todo admirado y retomado la pluralidad de los elementos de trabajo con los que cuenta, fusionándolos de una manera única para conseguir generalmente re significar la arquitectura a partir del uso de técnicas que resaltan los elementos locales y marginales.

El trabajo de Frida se distingue por estar hecho desde el silencio, pues lo que se quiere decir con los espacios sucede en el momento en el que el público interactúa con ellos. La arquitecta hace uso de todos los recursos disponibles y los convierte en una obra fina y cuidadosa pero que siempre permite inferir en la experiencia de quienes habitan un espacio. Desde trabajar en diseño museográfico de una exposición, hasta la creación de viviendas básicas, uno de los trabajos más importantes de Frida Escobedo es la restauración de la Tallera de Siqueiros, un edificio que fue construido en 1965 por David Alfaro Siqueiros y que fungió como su casa durante años, pero que fue la arquitecta quien se encargó en 2010 de convertirlo en la actualidad en un espacio cultural y de residencias artísticas. La arquitecta cambió el concepto de museo conocido como una caja blanca y, en su lugar, dotó al lugar de colores con grandes murales en el exterior.

Otro de sus trabajos destacables fue una intervención dentro de los contenidos programados en la Trienal de Arquitectura de Lisboa en 2013, que consistió como generalmente en un trabajo que tenía como uno los elementos principales la participación del espectador, elemento que también es importante en toda la obra de la artista.

Pues bien, la intervención consistió en una plataforma ubicada en una plaza del centro de la capital portuguesa que cuestionaba el papel del orador y daba a los oyentes un papel más relevante, pues la plataforma se inclinaba hacia un lado u otro en función de la audiencia.

En la última edición del Serpentine’s Pavillion de Londres, en 2018, la participación de Frida consistió en un edificio alineado paralelamente a la fachada sudeste de la galería que pretende que el visitante sienta el paso del tiempo más lentamente. La arquitecta aprovechó todos los recursos, y tomando en cuenta la situación geográfica del pabellón, que es atravesado por el meridiano de Greenwich, utilizó esta referencia como eje norte-sur de la intervención para crear así una especie de reloj al momento de la interacción con los rayos del sol, que permiten que la obra sea cambiante a lo largo de la jornada.

Sus fachadas están realizadas con celosías de uso común en residencias en México que favorecen el paso del aire y la luz natural al interior y ofrecen una especie de dramatismo, además de la interacción directa del espectador con la instalación.

Así pues, no queda duda de que el trabajo de Frida Escobedo, más allá de estar lleno de innovación, lo está también de humanismo y un fuerte interés social, pues en sus obras se encuentra la combinación entre elementos contemporáneos respetuosos con el medio ambiente y la artesanía tradicional mexicana (cultura popular, en definitiva), además de un gran interés en conseguir el bienestar y la cercanía de los espectadores.

 

 

adds xpresion