Muxe: El tercer género en Oaxaca

En la región del Itsmo de Tehuantepec, en el estado de Oaxaca existen tres géneros: hombres, mujeres y muxes.

Ser muxe es reconocido y celebrado, pues desde la época prehispánica esta condición es aceptada en la región, pues muxe es un género cultural, cumple una función social y una identidad, que no se podría entender, sin saber más del contexto y cultura zapoteca.

En el Istmo donde la mayoría de la gente habla el idioma indígena zapoteco, como en el inglés, no existen géneros gramaticales. Los muxes nunca han tenido que preguntarse si son él o ella.

“Aún tengo dudas sobre si se debe llamar un tercer género porque si un hombre adopta características femeninas no deja ser hombre, solo escapan de la heteronormatividad”, comenta. “Por otro lado, si una muxe aspira a ser mujer o se identifica como mujer, entonces no es un género distinto. En la muxeidad hay muchas capas y no todos se identifican o son identificados de la misma forma”, afirma Luka Avendaño para Verme.

Resultado de imagen para graciela iturbide muxes

-Fotografía de Graciela Iturbide-

Es bien sabido que existe una gran gama de muxes, por ejemplo, algunos se visten con textiles tradicionales de las tehuanas locales, otros con un estilo más occidental lo hacen como drags, pero las dos principales categorías son los que identifican como mujeres, y los que se identifican como hombres. Los primeros son llamados muxes gunaa y muxes nguiiu los segundos. Los segundos con más privilegios, claro.

Aunque en realidad los muxes son un género social, más que uno sexual ya que juegan un papel muy importante en la comunidad. En Juchitán la gente bromea diciendo que los hombres ahí tienen penes dulces o salados, ósea que son agricultores o pescadores, las mujeres son las que se hacen cargo de las finanzas familiares, cuando el hombre está en el mar o en el campo y la mujer en el mercado, no hay nadie quien se haga cargo de las labores domésticas, ahí en ese hueco es donde entra el muxe.

Imagen relacionada

Por su condición económica se dice que las mamas desean tener un hijo muxe, que es una bendición, si su hijo comienza a tener ciertas tendencias femeninas ellas los encaminan a ser muxe, pues no está permitido socialmente que ellos se casen o que tengan relaciones a largo plazo para que así puedan quedarse con sus madres para seguirles ayudando en la vejez.

La única relación íntima concebible para los muxes en la cultura zapoteca, es junto a un mayate, que son hombres que no son considerados homosexuales, pero que tienen relaciones con los muxes. Las relaciones entre muxes o hombre gay y muxe no tienen sentido para ellos.

Imagen relacionada

Aunque actualmente, con la influencia de la cultura occidental muchas reglas han cambiado, por ejemplo, hay algunos muxes que tienen relaciones con otros hombres, pero de otros estados del país, o incluso aspiran y logran tener una carrera profesional, más allá de dedicarse a las labores domésticas, las artesanías o confeccionar vestidos como es la tradición.

Con información de Verme y BBC.

adds xpresion