Creepers: el calzado del combate

Toda prenda es un discurso, quizá al elegir tu ropa cada mañana no te des cuenta que lo que llevas puesto dice mucho sobre ti, alguien podría adivinar tu personalidad, gustos y disgustos por la elección de tu camisa o hasta pantalón y que decir de los zapatos. Es por eso que quizá no existan unos zapatos más musicales que los creepers. Pues han sido la bandera o casi como un uniforme de muchos géneros contraculturales.

Estos zapatos comenzaron a usarse durante la Segunda Guerra Mundial, pues los soldados necesitan un calzado funcional, resistente y de suela de goma para poder resistir las altas temperatura de los suelos africanos. La Guerra termino y los soldados regresaron junto con sus zapatos a sus casas en Londres, en donde los siguieron usando, para que así toda le gente notara que habían estado en la guerra. Los creepers comenzaron a ser un símbolo de combate.

Este calzado comenzó a ser tan popular que para 1949, George Hamilton Cox se convirtió en el primer fabricante de creepers de un estilo más urbano.

Imagen relacionada

Ya para los 50´s los jóvenes comenzaron a revelarse, reivindicando sus espacios y a crearse un discurso propio, en oposición a la sociedad costumbrista de la posguerra. Fue a través de una manifestación estética que los “teddy boys” comenzaron a darse a notar:

“Our dress is our answer to a dual world”

Resultado de imagen para teddy girls

Las Teddy Girls y Boys eran en general de procedencia obrera. El reclamo a través de sus peinados pompadour, sus chaquetas de terciopelo, pantalones estrechos… y claro sus creepers, era simple: la estética siempre había estado relegada a las elites, con su ropa sofisticada estaban devolviendo (si es que alguna vez fue nuestra) el “arte” a la clase trabajadora, los dandys que bailaban rock n roll estaban volviendo la elegancia accesible para todos.

Tuvieron que pasar más de 20 años para que estos zapatos fueran desempolvados, por nada menos que el manager de los Sex Pistols, Malcom Mclaren y la mítica diseñadora Vivienne Westwood, en su tienda en Londres: Let It Rock. No era nada nuevo que los jóvenes ya tenían un poco (solo un poco) más de poder adquisitivo, abriendo un nuevo nicho de mercado para una generación más crítica, tratando de desaprender y claro con mucho más tiempo libre. La música comenzó a ser un móvil para expresar inconformidades, de la gente para la gente.

Imagen relacionada

Además de los punks y los skinheads, las bandas interraciales de two tone volvieron los creepers aún más populares, su ropa estilizada era también un argumento.

Resultado de imagen para pauline black

Quizá estos zapatos ya se vendan en grandes cadenas de ropa y ya no se esté desafiando a nadie al usarlos. Pero la historia está ahí, y los creepers siempre serán un símbolo de combate, de lucha cotidiana, por lo que sea que estés peleando.

 

 

adds xpresion