El documental sobre la contaminación en los océanos que puedes ver en Netflix

El sueño desde pequeño del periodista Craig Lesson siempre fue conocer a una ballena azul.

En 201, decidió comenzar un documental sobre este animal. Después de dos semanas de navegar en busca de algún rastro y casi a punto de rendirse, el periodista y todo su equipo vieron por fin a un ejemplar de este fascinante animal, lamentablemente cerca de él se observa un pedazo de basura y, tras navegar un poco más al sur se encontraron con un una cantidad enorme de residuos flotando en la superficie.

A Plastic Ocean (2016), como fue titulado el documental y que está disponible en Netflix, muestra las dimensiones de una de las crisis ambientales más graves de la actualidad. Leeson, al que acompaña en la investigación la campeona mundial en buceo libre Tanya Streeter, comienza a preguntarse qué está pasando en los océanos alrededor del mundo. Una premisa que les lleva a recorrer personalmente buena parte del planeta. De Tasmania a Marsella (donde hacen una inmersión en el Mediterráneo, cuyo suelo marino se revela plagado de residuos); y, de ahí, a la conocida 'isla' de basura del Pacífico Norte, que ocupa el doble de superficie que Texas y donde millones de fragmentos de microplásticos nadan libremente. Partículas que, en muchos casos, terminarán siendo ingeridas por la fauna marina -filtrándose así, en la cadena alimenticia-.

Pero los peces no son los únicos. El viaje continúa a una ciudad costera al noroeste de Sydney, donde se evalúa el impacto del plástico en las aves migratorias. Las imágenes, que incluyen autopsias realizadas a los ejemplares muertos, son tan alarmantes como difíciles de contemplar: en sus estómagos destacan centenares de piezas de este material. Algunas, insospechadamente grandes. Y, cuando el espectador cree que lo peor ha pasado, la cinta sigue recorriendo lugares y más lugares afectados por esta pandemia. En Filipinas, por ejemplo, se divisan canales repletos de residuos y aldeas habitadas construidas sobre mantos de plástico.

“¿Cómo puede un producto desechable estar hecho de un material que es indestructible?¿Dónde va todo ello?”, se pregunta al comienzo de la cinta Tanya Streeter, en el marco de una TEDx Talk ofrecida en febrero de 2012. Tras ver el documental, la respuesta es más que evidente. Sin embargo, la lección que deja es positiva: cuanto más consciente es la población de la crisis del plástico, más alternativas surgen. La clave, tal como concluye el documental, está en darnos cuenta del poder que tenemos como consumidores para cambiar las cosas.

adds xpresion