Viridiana Álvarez: conquistando cimas

Viridiana Álvarez es la primer mujer latinoamericana en subir la montaña K2 en Pakistán, la segunda montaña más alta del mundo.

En 2017, se retó a sí misma y decidió subir el Monte Everest después de tres años de entrenamiento y actualmente dedica su vida a inspirar a las personas a que realicen lo que se proponen y se superen a través de su propia experiencia de desafío a sí misma. Realizó su primera carrera atlética a los 27 años, comenzó en el montañismo a los 30 años y ahora lleva 5 años en la montaña.

Empecé haciendo bici de montaña y ahí conocí a unos amigos que suben las montañas de México y a partir de ahí me surgió la idea, subí el pico Orizaba y después de ahí me fui Argentina y después a Nepal”.

Los entrenamientos desde que Viridiana comenzó consisten en subir el cerro del Picacho con una mochila con peso, alrededor de unas seis veces. Pero más que el entrenamiento físico es importante trabajar con la fuerza mental para lograr tu meta una vez que estás arriba.

Es algo de mucha introspección y fue un espacio donde yo encontré cómo ser una mejor persona. En esto no hay fórmula, es mucho de conocerte y de reconocer en qué momento estás listo, también te enseña a apreciar y agradecer lo que tienes, ahorita ya no hay día en que me meta a mi cama o a la regadera y no dé gracias, la montaña te enseña mucho

Nos cuenta que su primera expedición al Everest fue de 42 días, los cuales son utilizados para entrenar y prepararse para finalmente subir la cima y bajar en seis días. El entrenamiento de aclimatación consiste en subir y bajar del campamento base a los 4 campamentos que se extienden hasta la cima.

¿Qué recomendación le darías a la gente que piensa en hacerlo?

Empezar, yo me detenía porque no tenía la experiencia pero fue a través de decidirme a empezar que la fui adquiriendo, dar el primer paso y que lo que quieres hacer no se quede en una intención y sobre todo ponerse metas.

IMG 9364

¿Cómo definirías en una palabra tu experiencia?

Pasión o destino. Destino porque yo creo que muchas cosas se me han presentado de cierta manera para estar aquí, son muchas cosas que se han alineado que es difícil creer que sean por otra cosa, y pasión porque simplemente para hacer esto necesitas que te guste.

¿Cuál fue una experiencia que te marcó estando allá?

Una muy bonita que me pasó en el K2 fue que bajando de la cima no fijaron cuerda, entonces íbamos bajando en modo alpino solamente con los picos, habían puesto una cuerda roja temporal y delante de mí iba un Sherpa, yo iba 200% segura que alguien iba detrás de mí porque sentía la tensión sobre la cuerda y sentía un balance, yo jamás volteé y seguimos bajando y ya cuando se acabó esa cuerda temporal tomé el nudo y vi que no había nadie, entonces para mí fue como “de verdad Dios me está cuidando”, yo en verdad juraba que había alguien atrás de mí y pues fue un momento muy padre.

¿Qué consejo darías a los jóvenes?

3 cosas: primero, soñar y ponerse metas, si nosotros no soñamos nadie va a soñar por nosotros. Lo segundo es atreverse, porque todos sabemos soñar y todos sabemos anhelar pero pocos se atreven a dar ese paso sin pensar en los obstáculos.

Y por último confiar en uno mismo, yo cuando busqué recomendaciones para subir el everest, entre todas me decían que era un entrenamiento de entre 5 y 7 pero yo lo hice a los 3 porque me sentía segura y confié en mi.

Viridiana se está preparando para en abril y mayo emprender dos nuevas expediciones y subir Kangchenjunga y Lhotse, dos picos de 8 mil metros de altura, además de volver a subir el Monte Everest en la siguiente temporada, esta vez sin oxígeno suplementario, y así buscar romper el record guiness de 5 montañas de 8 mil metros subidas en 5 años.  

adds xpresion