Manual para mantener en orden tu habitación

Sabemos lo difícil que es dedicar un tiempo para organizar nuestro espacio personal, limpiar y desprendernos de cosas que ya no nos son útiles y armonizar esas cuatro paredes que para muchos puede llegar a ser el mejor santuario.

Pero si existe una cosa más difícil que ese proceso, es mantenerlo ordenado. Fallamos una y otra vez una semana después de organizar nuestra habitación, porque de repente sin darnos cuenta todo está de nuevo por ningún lugar.

Averiguamos por todas partes cómo hacer para lograr, en la medida de lo posible, mantener el orden en nuestro cuarto sin caer en el perfeccionismo y sobre todo de maneras más prácticas. Aquí van los consejos:

  • Comienza por cosas simples. La cama es el punto central de nuestra habitación porque por lo general es el objeto que ocupa más espacio, ten el hábito de tenderla todos los días para que todo tu cuarto se vea en forma y más ordenado, de lo contrario, obtendrás más estrés tan solo al voltear a ver ese montón de cobijas.
  • Evita dejar tu ropa en cualquier lugar. Es común que alguna mesita o silla que tengamos al alcance sirva como una pirámide de ropa, evitemos eso y acostumbremonos a dejar cada prenda en su lugar. Esto aplica también con la ropa sucia, evita revolverla con la limpia.
  • Al momento de llegar a casa, es normal que lo primero que hagamos sea quitarnos los zapatos, sin embargo es un error muy común dejarlos botados en el medio. Sé más responsable y colócalos en su lugar al momento de quitártelos, seguramente no te tomará más de dos minutos y evitarás que se haga costumbre o tener un piso tapizado de zapatos.
  • Intenta cambiar tus sábanas cada semana o cada 10 días. Esto ayudará a sentir que estamos en un espacio más aseado y cómodo.
  • Hazte aliad@ de las cajas organizadoras. Desde las más pequeñas hasta las más grandes, cada una cumple su función de organizar si las utilizamos de manera correcta. Ya sea para evitar que nuestros objetos pequeños se pierdan o para guardar cosas por temporada, nunca fallan.
  • La parte de abajo de la cama NO es un escondite, al contrario, el tener cosas acumuladas solo genera polvo y suciedad, así que evítalo y mantén esa área limpia, pues de nada sirve ocultar el desorden si en cualquier momento nos tendremos que enfrentar a él.
  • No acumules platos, vasos o cubiertos en tu cuarto. Esto genera mal olor y nuevamente una sensación de desorden, además de enfermedades.
  • Si tomas algo de algún sitio de tu casa o de tu cuarto, regresalo a su lugar en cuanto lo desocupes y así hasta que se vuelva rutina.

No hay que olvidar que estos consejos se fortalecen siempre con la constancia, pues el orden no es una cuestión de un día sino de mantener un hábito que nos ayude a sentirnos mejor día con día.

 

adds xpresion