Manual para sobrevivir a una mudanza

Cambiarse de hogar nunca ha sido una tarea fácil.

Hay personas que durante toda su vida han experimentado por bastantes cambios de casa que para ellos podría ser pan comido, sin embargo, como cualquier cosa, conlleva una organización singular.

El cambiarse de casa puede provocarnos múltiples sentimientos, enojo, tristeza de dejar un lugar al que seguramente estábamos acostumbrados, emoción de comenzar en un nuevo espacio y, en el peor (y más regular) de los casos, una ansiedad terrible el solo pensar en desempacar todas nuestras cosas y tener que acomodarlas y adaptarlas a nuestra nueva casa o departamento.

Para hacer más llevadero tu proceso de cambio de hogar, te dejamos algunos tips que te podrán ayudar antes, durante y después de mudarte.

1.- Pide cajas prestadas. Si nunca en tu vida te has mudado y es la primera vez, es poco probable que tengas cajas destinadas a esta actividad, si probablemente tardes mucho tiempo en volver a cambiarte de casa, lo mejor es pedir prestadas las cajas en las que guardarás tus pertenencias, de esta manera no gastarás espacio para eso. Hay servicios de mudanza que ofrecen este servicio.

2.- Es muy común que empaques toda tu ropa dentro de la caja que quedó debajo de otras cinco. Pues para evitar el cansancio de bajar todas las cajas y sacar solamente tu pijama, es recomendable preparar una maleta de viaje, independiente a tu mudanza. En ella incluye artículos de aseo, pijama y uno o dos cambios de ropa.

3.- Empaca por separado cada parte de tu hogar. Esto te permitirá ahorrar tiempo y el servicio de mudanza sabrá que caja dejar en cada sitio. No te olvides de marcar todo.

4.- Si tienes alfombras o tapetes grandes, mándalos a lavar o a la tintorería días antes. Esto te permitirá ahorrar un poco de espacio y los tendrás limpios en tu nueva casa. Life hacks.

5.- Realiza un inventario de tus cosas para que al momento de desempacar puedas checar si perdiste algo durante la mudanza. Has esto, sobre todo, con artículos de gran valor sentimental o muy frágiles.

6.- Dona ropa y juguetes. Aprovecha el momento en el que estás empacando para pensar si realmente es necesario seguir conservando las cosas que ya no utilizas. Además de ayudarte a cargar con menos cosas, esto sirve para que al renovar tu casa, tu espacio sea aprovechado de la mejor manera y no para guardar cosas que ya no se usan.

7.- La lógica al empacar es: artículos pequeños en cajas grandes y artículos grandes en cajas pequeñas. Es más fácil que una caja grande llena de artículos grandes y pesados se rompa o desarme. Si vas a combinar, deja los más grandes abajo y los pequeños en la parte superior de la caja. Recomendación adicional, los libros deben ir en cajas medianas, pues son muy pesados.

 

adds xpresion