Manual para sobrevivir a los finales

Siempre que llegaban los exámenes finales me sentía de la misma manera: un pobre diablo desamparado que espera con resignación a que una gran avalancha termine con él. Me abrumaban tantas emociones que terminaba paralizado, eso sí, ahogado de tanto estrés que incluso tenia pesadillas con la escuela.

 Sin embargo, el tiempo y las fallas -y los extraordinarios- me enseñaron que la mayoría de las veces, el problema se resuelve si nos anticipamos con algunas medidas, que además de restar esfuerzo y caos a mi vida estudiantil, me permitieron tener un mayor control sobre el tiempo y  utilizarlo para lograr otras metas que no fuera simplemente aprobar un exámen. 

1. Prepara tu música con anticipación: Aunque lo ideal sería concentrarte de lleno en tu estudio, a muchas personas les ayuda mucho tener algo de música de fondo, pero hay que cuidar que esta no se vuelva en un pretexto. Si quieres música, prepara con tiempo una playlist para que no interrumpas el curso de tus estudios para cambiar una canción o buscarla en el navegador y que termines viendo videos de gatitos. Y por favor, no elijas como playlist la música reggetón. 

2. Botanas ¿Si o no?: Si bien es cierto que un dulce te provoca un shock de azúcar que te aumenta las pilas, hay que tener cuidado, ya que posteriormente y por consecuencia, se viene el bajón. Si vas a conseguir una botana no te excedas y preparala con tiempo, algunas opciones como los cacahuates ayudan a potenciar tus capacidades cognitivas y mejoran bastante la concentración. 

3. Mapas Mentales: Si nunca has hecho un acordéon -ajá- debes de saber que sintetizar información siempre es una buena manera de adentrarse a fondo en un tema , pero esto no significa nada si no se sintetiza y se ordena. Para ello, en lugar de enlistar todas las respuestas y que esto se vuelva confuso, crea mapas mentales. La relación de conceptos que ofrecen los mapas mentales te beneficiarán de tal manera que terminarás por dominar el tema. 

4. Respiración: El estrés es uno de los enemigos a vencer al momento de estudiar, sobre todo si se quiere estudiar a las prisas o si sientes que no estudiaste lo suficiente.

Pero el estrés es algo que se puede controlar si ejercitas tu respiración. Algunas disciplinas, como el yoga, desarrollan la concentración en la respiración para que los cuerpos se relajen y esto ayuda también a dejar tu cerebro en blanco - recuerda que no puedes llenar un vaso de agua que ya está lleno-, deshaciéndolo de toda la información que te provoca ansiedad y listo para reflexionar en los temas que ocupas. 

5. Recompensas: Que tu estudio se vuelva algo placentero. Desde elegir lugares que te permitan estar en predisposición para el estudio y establecer espacios de tiempo entre 40-50 minutos. En cada descanso puedes caminar un poco para relajar tu espalda o disfrutar de algún aperitivo. 

6. No distracciones: esto creo que no la sabemos todos ¡Nada redes sociales!. Ese chequeo que das en automático sólo para ver que está pasando, reduce el nivel de concentración y puede agotar tus ganas de estudiar. No caigas en la trampa. 

 

adds xpresion