Científicas a las que les robaron el Premio Nobel

Aunque hoy se celebra el Día Internacional de las Mujeres en la ciencia, lo cierto es que según la astrofísica Gloria Delgado Inglada, maestra y doctora en Ciencias por el Instituto Nacional de Astrofisica, Optica y Electronica (INAOE) el porcentaje de investigadoras en todo el mundo oscila entre el 28 y 30%, principalmente debido a estereotipos y prejuicios de género.

 

Además de que según un estudio publicado por The Lancet señalo que en todos los países y disciplinas, los investigadores hombres reciben más fondos de investigación que las mujeres. Y esto no es nada nuevo, pues también a lo largo de la historia se han presentado casos en los que los hombres se llevan el crédito del trabajo de muchas mujeres:

Rosalind Franklin

Resultado de imagen para rosalind franklin

 

Esta biofísica inglesa utilizando los rayos x, fue la responsable de fotografiar el ADN y sus datos fueron esenciales para descifrar su estructura. Cuando Watson, Crick y Wilkins recibieron el premio nobel por este gran descubrimiento, su nombre ni siquiera fue mencionado en la ceremonia. De hecho ella ya había muerto, tres años antes.

Jocelyn Bell Burnell

Imagen relacionada

En 1967, cuando Jocelyn aún era estudiante descubrió los pulsares: restos de estrellas masivas que fueron supernovas, su descubrimiento demostró que estos gigantes no se van al olvido, sino que dejan pequeñas estrellas, increíblemente densas y rotativas.

Casi 7 años después, el hallazgo obtuvo un Premio Nobel en física, pero fue para Anthony Hewish, el maestro y supervisor de Bell.

Esther Lederberg

Resultado de imagen para esther lederberg

Esta científica sentó las bases para futuros descubrimientos en cuanto a herencia genética en bacterias, como microbióloga descubrió un virus que infecta a las bacterias llamado bacteriófago lambda y junto con su primer esposo, Joshua Lederberg desarrollo una forma de transferir fácilmente colonias bacterianas de una placa Petri a otra (replica de placas) que posteriormente permitiría el estudio de la resistencia a los antibióticos. Este método aun es relevante y sigue en uso. Aunque cuando se le entregó el premio nobel a su esposo, no se le reconoció su coautoría.  

Nettie Stevens

Resultado de imagen para nettie stevens

 

Stevens realizó estudios cruciales que determinaron que el sexo de un organismo no estaba dictado por factores ambientales u otros, sino por sus cromosomas.

 Al trabajar con gusanos de la harina, pudo deducir que los machos producían espermatozoides con los cromosomas X e Y, los cromosomas sexuales, y que las hembras producían células reproductivas con solo los cromosomas X. Esta fue evidencia que apoya la teoría de que la determinación del sexo está dirigida por la genética de un organismo. Se dice que un compañero investigador, llamado Edmund Wilson, hizo un trabajo similar, pero llegó a la misma conclusión más tarde que Stevens. Stevens fue víctima de un fenómeno conocido como el Efecto Matilda: la represión o negación de las contribuciones de las investigadoras a la ciencia. A Thomas Hunt Morgan, un destacado genetista de la época, se le atribuye a menudo el descubrimiento de las bases genéticas para la determinación del sexo, dijo Hoopes, de Pomona College.  Con esta nota, recordemos la brecha de género en la ciencia e intentemos brindar igualdad de oportunidades en esta rama.  

adds xpresion