La realidad sobre los transgénicos

Por años nos hemos preguntado si la alteración genética de los alimentos es en realidad dañina para los seres humanos.

El debate actual sobre los alimentos transgénicos sostiene por un lado, que no se sabe a ciencia cierta aún si estos productos tienen efectos negativos sobre los humanos a largo plazo, además del impacto ambiental que conlleva. Sin embargo, quienes los defienden argumentan que

La realidad es que las mutaciones en las especies vegetales comenzaron hace unos catorce mil años, cuando comenzó a darse la agricultura a gran escala. De esta forma, los sembradores empezaron a plantar únicamente los cereales silvestres que tenían semillas más grandes y la cáscara más fácil de pelar, lo que propició una selección artificial, obrando así, inadvertidamente, en el ADN de sus cultivos. Según Marcus Chown en su libro El universo en tu bolsillo, los humanos comenzaron a dirigir la evolución de otras especies por primera vez, pues las plantas que mejor proliferaban eran precisamente aquellas que podían tolerar mejor los entornos artificiales creados por los humanos. Eran plantas que crecían con rapidez incluso pese a estar expuestas al sol de campos desprovistos de la sombra de algún árbol, o que lograban crecer con fuerza aun estando plantadas en hileras muy juntas y apretadas.

Cuatro mil años después, los cereales cultivados se habían separado de sus parientes silvestres hasta tal punto que formaban ya una especie diferente. Gracias a la agricultura el hombre dejó de ser cazador-recolector, y se pudo asentar en poblados, con más tiempo libre para pensar e innovar.

La razón de que la agricultura naciera entonces es porque antes vivíamos en un periodo glacial que duró miles de años, y antes de ese período, cuando la agricultura podría haber florecido, los seres humanos no eran lo suficientemente inteligentes como para ser ingenieros genéticos y descubrir que podían crear nuevas “especies” de alimentos.

El excedente alimentario significó que no solo hubiera comida para más gente, sino también que se pudiera almacenar. Los ingenieros genéticos actuales, mediante los transgénicos, están intentando hacer algo similar a lo que hicieron nuestros antepasados, pero de una forma más controlada y menos perniciosa para el medio ambiente, aunque parezca de otra manera.

 

adds xpresion