¿Tienen los perros beneficios terapéuticos?

Las mascotas suelen tener este poder mágico que hace que si estamos teniendo un mal día, con solo ver su cara o llegar a nuestra casa y saber que están ahí es reconfortante.

Sin embargo, la capacidad que por ejemplo, los perros tienen para cambiar nuestra emociones va más allá de lo que creemos. Tanto perros, caballos, delfines entre otros seres, tienen la capacidad de otorgar ayuda terapéutica a personas que así lo requieran, y nosotros no podríamos estar más agradecidos.

Los beneficios de tener un perro como mascota son infinitos, estudios realizados por el Centro Waltham de Mars, pionero y líder científico a nivel mundial en nutrición y bienestar para los animales de compañía, demostró que en los niños con autismo, las intervenciones asistidas con animales han facilitado las mejoras en áreas críticas como el funcionamiento social, la concentración y atención.

Los perros de asistencia o de servicio tienen el rol de realizar algunas de las funciones y tareas que la persona no puede ejecutar como consecuencia de una discapacidad. Por ejemplo: el perro de Señal es clave para las personas con discapacidad auditiva, mientras que el perro Lazarillo lo es para personas con discapacidad visual.

Sin embargo, otra forma de dar terapia con perros es simplemente entrenarlos para que hagan felices a las personas. Así es, las intervenciones asistidas con animales se ocupan de entrenar a perros para que éstos se desenvuelvan en cierto lugar y otorguen beneficios a las personas que están donde mismo. Por ejemplo, un estudio describió como la simple presencia de un perro en la sala de espera de un dentista infantil, reducía la ansiedad de los niños que ahí se encontraban, esperando a ser atendidos.

Hay estudios que afirman que el contacto con perros genera un aumento de endorfinas, el cual contribuye a un aumento del bienestar general y de la autoestima, condiciones relevantes para la inserción social. Los usuarios consiguen trabajar su capacidad de empatía a través de las sesiones terapéuticas con perros, mediante la fuerte conexión emocional que se da entre ellos. Además, el contacto con estos perros también les está proporcionando agilidad, calidez y por lo tanto, bienestar emocional.
Los resultados obtenidos hasta el momento muestran también cómo personas que habitualmente son menos expresivas, con los perros sonríen y pueden ser afectuosas. Este método de “terapia” es utilizado también en algunos lugares donde los perros visitan hospitales y hacen sesiones con pacientes temporales o permanentes, para agilizar su recuperación o simplemente pasar un rato agradable.

Hay que saber también que los dueños de perros son menos propensos a sufrir de depresión que los no propietarios de mascotas. Incluso para aquellas personas que desarrollan una depresión clínica, tener una mascota puede ayudarles a salir de un episodio depresivo mayor de manera más eficaz incluso que la medicación. La terapia con animales aplicada a pacientes con depresión involutiva durante seis meses reduce el tratamiento con fármacos en un 60 % de los pacientes. Este tipo de soluciones terapéuticas consiguen disminuir el uso de fármacos en la mitad de los menores con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) y logran incrementar en un 70-80 % la asistencia a consulta de los pacientes con esquizofrenia.

adds xpresion