¿Ayuno intermitente? Breve introducción sobre esta tendencia

Durante muchos años, el hombre ha mantenido un sistema de alimentación estable que se ha estandarizado en la mayoría de los países y consiste en fijar horas para la ingesta de alimentos de diferentes tipos y así acumular las calorías y nutrientes que nos permitan realizar todas nuestras actividades diarias de manera exitosa.

Aunque a nosotros nos parezca de lo más normal, esto no siempre ha sido así, durante los principios del hombre, éstos cazaban a su presa y devoraban sin dejar algo de reserva, pues no se podía saber con exactitud cuándo podría volver a comer, llegando a pasar días hasta que el momento de probar de nuevo algún alimento volvía. A esos períodos prolongados de tiempo sin comer se les podría denominar como ayuno, demostrando que esta práctica ha estado presente en la vida de los humanos desde hace ya bastante tiempo.

En festividades religiosas como el Ramadán del Islam y la Cuaresma del cristianismo se ha retomado el ayuno como parte de la celebración, y actualmente, se ha vuelto una tendencia en nutrición un régimen dietético que retoma el ayuno intermitente y que nació después de que se manifestara una gran preocupación por reducir enfermedades cardiovasculares pero sobre todo la disminución de peso corporal.

Se ha definido el ayuno intermitente por expertos como “la variedad de programas que se basan en la regulación del ritmo de las comidas mediante la utilización de ayuno con el fin de mejorar la composición corporal y la salud en general”.

El ayuno intermitente se relaciona directamente con la frecuencia de las comidas, no con la restricción calórica, es decir, las calorías que una persona que se ha sometido a este régimen ingiera, no tienen porqué reducirse en función de las comidas que haga.

Hay una gran variabilidad de modalidades del ayuno intermitente, pero todas se engloban principalmente en tres:

- Ayuno en días alternos: El protocolo consiste en alternar días de consumo energético normal con días de ayuno. En los días de ayuno se ingiere en torno al 25% de las calorías que se necesitan, debido a que estar todo un día sin comer se hace demasiado pesado. Además esta pequeña comida que se realiza durante el día de ayuno, ayuda a mantener la masa magra.

- Ayuno de día completo: Este protocolo consiste en realizar uno o dos días de ayuno completo por semana, mientras que el resto de días se realiza una ingesta calórica normal o habitual para cada persona.

- Alimentación en tiempo restringido: El protocolo consiste en realizar una ingesta calórica normal pero reducida a unas determinadas horas del día que se denominan ventana alimenticia, mientras que las horas de ayuno se denominan ventana de ayuno. Lo más común es realizar 16 horas de ayuno y 8 horas de ventana alimenticia.

En su mayoría, todos estos régimenes ayudan a perder peso e índice de grasa, además de que también se han encontrados resultados que revelan que el ayuno intermitente ayuda a mejorar la salud metabólica y a prevenir enfermedades cardiovasculares. Sin embargo hay que tomar en cuenta que cada cuerpo es diferente y funciona de maneras diferentes al resto, además de que estas técnicas o protocolos tienen que estar siempre supervisadas por un especialista, en este caso un nutriólogo que oriente más específicamente y resuelva cualquier duda que pueda surgir.

adds xpresion