Enfrenta la soledad abrazándote a ti mismx

Muchas veces nos cuesta admitir que nos sentimos solos, porque incluso estando con nosotros mismos nos sentimos incómodos, como si aún algo faltara.

Nos cuesta aceptarlo, pero si lo pensamos bien, estamos solos la mayoría del tiempo, pensamos solos, leemos solos, decidimos lo que queremos decir solos e incluso, la actividad más común en la actualidad, checamos nuestras redes sociales solos. No hacemos estas actividades con la ayuda de nadie, pues nacen de nuestra individualidad. Entonces, si la mayoría de nuestras acciones provienen de nuestra “soledad”, ¿por qué nos cuesta tanto aceptarlo, o saber qué hacer con ella?

Estos periodos de profunda soledad aparecen en nuestra vida de repente, y para colmo, nuestra sociedad no nos ayuda bastante en el proceso, pues hasta hace algunos años era muy raro ver a alguien en compañía de sí mismo. Existen fuertes prejuicios hacia las personas que disfrutan realizar actividades solas, como ir al cine o a museos, y mucho de esto es también parte de las razones por las cuales nos sentimos incómodos cuando decidimos abrazar nuestra soledad. Sin embargo, lo cierto es que los prejuicios siempre van a estar ahí, independientemente de lo que hagamos.

Toma tiempo el reconectarnos con nosotros mismos y combatir esos sentimientos de angustia, tristeza, desesperación y sobre todo soledad que sentimos en determinados momentos. Pero una vez que lo hacemos, es indudable que nos damos cuenta de la capacidad que como humanos tenemos para explorarnos a nosotros mismos y descubrir que podemos enfrentar cualquier situación en nuestra vida.

Dejamos aquí algunas actividades que puedes hacer para sobrellevar los sentimientos abrumadores de sentirse completamente solo.

Reconstruye tus lazos personales

De niños o adolescentes observábamos nuestro cuerpo para notar los cambios que había en el, mediamos nuestra estatura en la pared e incluso pasábamos más tiempo mirándonos en el espejo. Conforme vamos creciendo, le fuimos restando importancia a los cambios y rara vez nos detenemos a observar nuestro cuerpo, pues damos por hecho que estará igual por un largo tiempo. El hecho de reconectarnos con nosotros mismos, de entrelazar nuestro aspecto físico con lo emocional nos ayuda a aceptarnos como un ser humano que vive y siente como otros y que aunque lo sintamos de esa manera, no podemos desaparecer de la nada.

Duerme sin remordimientos

No está mal despegarse de la realidad cuando nos sentimos abrumados en sentimientos, permítete un momento de paz mental incluso si eso significa dormir desde las 8pm. Probablemente al día siguiente al despertar te sentirás un poco más animado y con la mente despejada, listo para intentarlo una vez más.

Cocínate

El hacer cosas para uno mismo a veces puede complicarse, pues pareciera que no existe un fin en específico, sin embargo lo hay y no es otro más que apapacharnos y darnos cuenta de que somos capaces de inferir en nuestro propio bienestar. No necesitamos estar en una fiesta llena de aperitivos si no queremos hacerlo, podemos hacer nuestros propios aperitivos y disfrutar de una tarde deliciosa yendo al cine, leyendo, caminando y viendo el atardecer.

Hazlo con calma

El acto de reconstrucción lleva tiempo, puede durar meses o incluso años, se tiene que decir. Por esta razón no podemos esperar que los cambios en nuestros sentimientos ocurran de la noche a la mañana. Sin embargo, una vez que decidimos  enfrentarlos, no podemos dar marcha atrás; es una evolución personal como cualquier otra, y debemos permitirnos avanzar, solo así lograremos no perdernos en el camino.

 

adds xpresion