¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de beber alcohol?

Si alguna o varias veces has pensado en comenzar a reducir tu consumo de alcohol, probablemente deberías considerar todas las ventajas que implica.

Con el paso del tiempo, el consumo masomenos excesivo de alcohol nos pasa la factura al cuerpo y lo resentimos de diferentes maneras, engordando, con problemas gastrointestinales, entre otros padecimientos más específicos. Una investigación llevada a cabo por Heineken mostró que el 59% de los millenials -más de la mitad- ha comenzado a limitar su consumo de alcohol en salidas nocturnas, mientras que el 36%, aproximadamente un tercio, se ha arrepentido o sentido avergonzado al día siguiente de una noche con excesos.

Si decidiste o estás pensando en comenzar a limitar tu consumo de alcohol piensa en las siguientes ventajas que tendrá, añadiéndole despertar sin remordimientos morales después de una noche de diversión.

  1. Perder peso

Aunque no cambies ninguno más de tus hábitos y sigas comiendo lo mismo, tan solo con reducir el alcohol, puedes adelgazar. A menudo ignoramos la cantidad de azúcar y calorías que contienen las bebidas alcohólicas, por ejemplo: una copa de vino contiene tantas como un helado. Y no solo eso… además, beber alcohol aumenta el apetito: según los estudios, una persona que se toma dos copas come un 30% más que una persona sobria.

  1. Reducir el riesgo de enfermedades

Reduciendo el alcohol ingerido, todos tus órganos estarían más sanos, así que reducirías el riesgo de muchas enfermedades crónicas como diabetes, pancreatitis o cáncer. Además el hígado es el único órgano del cuerpo capaz de regenerarse, por lo tanto, al dejar de beber podrá repararse y deshacerse de todo lo acumulado.

  1. Conseguir un mejor sueño

El cerebro también se ve afectado al ingerir más alcohol de lo normal, aumenta su actividad provocando que el ciclo habitual del sueño se altere. Aunque después de una noche de fiesta durmamos como bebés, esto en realidad se debe al cansancio generado, sin embargo la calidad del descanso es peor, y ni se diga la manera en que nos sentimos al día siguiente. Dejar de beber alcohol durante al menos dos semanas aumenta la calidad del sueño, lo que hace que te despiertes más rápido y productivo.

  1. Se mejora el aspecto de tu piel

Un exceso de alcohol en tu cuerpo puede producir dos cosas en tu piel: irritación e hinchazón. Si lo cambias por refrescos (mejor que sean light) o bebidas más ligeras como jugos o preparados, se podrán aliviar estos efectos secundarios, se reducirá el enrojecimiento, obteniendo un aspecto mucho más saludable..

  1. Aumenta la actitud positiva

Es un hecho: el alcohol afecta a la química de tu cerebro y aumenta el riesgo de que te sientas ansioso o deprimido. Un riesgo que se reduce lo máximo posible si no confías en el alcohol para aliviar las penas y encuentras otras alternativas para curar tu corazón.

  1. Mejores resultados en el gimnasio

La deshidratación y el aumento de azúcar en tu cuerpo que produce el alcohol tienen un efecto muy negativo en tu rendimiento físico. Si quieres rendir al máximo es mejor irse olvidando de la cerveza para sí, lograr notar cambios más rápido y de manera genuina.

 

adds xpresion